lunes, 12 de noviembre de 2012

RESPUESTA A FRANCESCU-MICHELE


Mi muy querido Francescu-Micheli,
te aseguro que sí percibo las intenciones "reales" de ese homenaje a nuestro prohombre tan denostado por algunas almas insensibles a la belleza de la Muerte. Pero no puedo evitar "percibir" que tal enaltecimiento camina sobre dos patas que me son tan ajenas como despreciables: la de la cobardía, y nadie sabe por qué ante una Izquierda que ya está pasando a mejor vida (a mejor vida para los demás, quiero decir) y la de pretender -  pretensión cimentada por la ignorancia, la estolidez, la ruina moral y el temor a no ser tan moderno como para no aceptar que todo vale lo mismo, esto son dos días y me voy a que me den otro ordenador - captar votos vengan de donde vengan, de nuestra Derecha que Santa Lucía le conserve la vista.
Y tampoco creo que sea, como aseguras, un "homenaje a la Democracia". Y si así lo fuera, si para extasiarnos ante ese abuso de la estadística, que diría Borges, hay que homenajear el Crimen, entonces apaga y vámonos.
Mira: Si los Carrillistas  - y uso este apellido para no insultar a muchos comunistas de buena fe, claro está que en "las bases"', que se dejaron la piel luchando contra el Franquismo (por cierto:  los únicos que te encontrabas en la clandestinidad, porque los socialistas ni estaban ni se les esperaba -  salvo Franco, que sí los esperaba), soñando que era verdad ese mundo mejor con el que les engañaban los canallas de sus jefes -no se hicieron con más poder en los últimos años Setenta, fue porque no pudieron. Como en Francia en el 44 y 45. Nuestro prócer pacificador aceptó Bandera y Corona como hubiera aplaudido lo que fuese a cambio de sentarse en el Parlamento (sabido es cuánto amaba los Parlamentos).
Querido Francescu-Micheli: ¿Tú crees que la "reconciliación" cayó sobre la cabeza española, como las llamitas de Pentecostés, por sentarse juntos en las Cortés individuos al parecer de tan diferentes trayectorias políticas?¿Sabes cuál fue la verdadera Reconciliación de las Españas? : el PERDÓN. No necesitó leyes, ni memorias históricas (al contrario, dejar de lado esa memoria por mirar un futuro mejor), ni gobiernos que la decretasen. Fue el pueblo, la inmensa mayoría, la gente que lo único que desea es vivir y vivir en paz. La buena gente que por encima de perversas ideologías -todas- , habiendo sufrido, perdonaron. Fueron los viejos principios Morales y el deseo de alejar el Horror los que llevaron a ese Perdón.
Voy a contarte algo que acaso ilustre lo que digo; y como este ejemplo, los hubo a millones.
Mi madre perdonó. Yo puede que no hubiera perdonado. La chusma de Cartagena dirigida por comunistas, en una "saca" de cuarenta y nueve detenidos, asaltó una madrugada la cárcel donde estaban -uno de ellos era mi abuelo - y conducidos al cementerio, fueron fusilados después de hacerles cavar su tumba. Esto sucedió en 1936.Yo no escuché durante mi niñez y adolescencia palabras de odio en mi familia. Cuando después de 1975 mi madre tuvo que ver alardeando por las calles a algún miembro de aquella pandilla de asesinos, tampoco le escuché reproches. Con amargura, decía: "Son otros tiempos. Hay que olvidar o jamás saldrá España de su agujero. Tenemos que PERDONAR".
Añadiré que con su padre, un hermano de éste, sacerdote, fue asesinado en Paracuellos del Jarama. Nunca escuché a mi madre o a mi abuela pedir venganza.
Si España salió de aquel agujero, para caer en este otro donde ahora nos pudrimos, fue por ese PERDÓN. Tantos perdones en los dos bandos enfrentados. No por el chanchullo político que engendró aquella guerra ni por el que ahora nos humilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada